SEPULTURA - La Habana, Cuba - 19/07/08



Como diría el propio Mariskal Romero con su peculiar forma de escribir las crónicas: “apoteósico concierto” los que han venido a dar estos Sepultura a La Habana. Haciendo un alto en las mezclas finales de su nuevo disco inspirado en la novela “A Clockwork Orange”, los brasileros se han acercado a la mayor de las Antillas para no perder el calor del escenario y alegrarle la vida a las casi 100 000 personas que se dieron cita en la Tribuna, en pleno corazón del Vedado, frente al malecón habanero. Las cabezas se perdían en la lejanía mientras una señora ya mayor decía que Sepultura no había logrado meter más público que Air Supply hace dos años. ¡Por favor! Querer comparar a un grupo que acaba de mostrar que aun tiene mucho que darnos con aquel par de viejas mariconas (y no es homofobia, pero la verdad es la verdad), es toda una locura. La visita de Sepultura a Cuba se logró, además, por la invitación de la joven Agencia Cubana de Rock, a propósito de su primer aniversario de fundada (el 20 de julio), y que quiso darse esta fiesta, y al mismo tiempo darle la sorpresa a los metaleros cubanos.

Con 48 horas de antelación ya se veía algún que otro friki (denominación cubana para los metaleros) deambulando por el lugar, e incluso la prueba de sonido tuvo que hacerse ante unas trescientas personas que desde temprano habían tomado lugar para no perder ni un detalle. Sin grupo telonero, a las diez de la noche el animador Juan Camacho, una leyenda viva dentro del rock cubano, presentó con mucho vigor a la banda. En las entrevistas que el grupo fue dando a diversos medios de prensa, ya anunciaba que incluiría algún que otro tema de su disco aun en la etapa final de grabación, y dando por cierta sus palabras, después de una ligera intro, se lanzaron al ruedo con su primer tema, “Dark Wood of Error”.



Aprovechando la sorpresa con que el público recibió la canción, continuaron con uno de sus clásicos: “Refuse/Resist”, que el respetable coreó mediadamente, al parecer atontado por esa andanada sónica que se les venía encima. Sin dar respiro a las masas, enlazaron con “Convicted in Life” y “False”, luego de lo cual Derrick Greene nos brindó sus primeras palabras de saludo mientras una llovizna nos refrescaba un poco. Para impedir que la lluvia nos enfriara demasiado, comenzaron los primeros acordes de “D.E.C”, que enlazaron con una andanada de temas más conocidos como “Ostia”, “Desperate Cry”, “Attitude”, “Boycott” y “Treatment”. Andreas Kisser, con una manilla en su mano derecha de la bandera cubana, se dirigió al público en su casi perfecto español para agradecer nuestra presencia mientras Derrick aguzaba la vista tratando de ver hasta donde llegaba la audiencia.

Las autoridades desviaban el tráfico debido a la cantidad de personas presentes a lo largo del malecón y a manera de respiro, Sepultura comenzó los primeros acordes del tema de U2, “Bullet the blue sky”. Siempre me preguntaba por qué precisamente una versión de esta canción, y esta noche tuve la respuesta, precisamente una respuesta que todos nos sabemos, y es que por muy fiel que quede una grabación, una mezcla y una masterización, no refleja nunca al 100 por ciento la energía y el corazón que el grupo le pone a sus interpretaciones, por eso siempre habrá que irse a los festivales. Si, por muy alto que pongas tus bocinas, por muy elevado que ajustes tus auriculares, nunca se podrá comparar con la música en directo, compartida, además, con miles de personas que, aunque no conoces, sabes que están unidas a ti por el sentimiento de la música.

Con “Troops of doom”volvió la lluvia, y mientras los técnicos cubrían las instalaciones eléctricas para evitar riesgo de shock, todos nos mojábamos mientras saltábamos. Andreas preguntó si íbamos a aguantar el chaparrón, y un grito ensordecedor de miles de gargantas le dio la respuesta que él ya sabía de antemano, así que la banda continuó con “Beneath the remains”, “Slave new world”, y una de las más solicitadas por el público: “Territory”, para terminar con “Arise”, después de lo cual se retiraron.

Tras breves instantes de silencio musical, donde todos coreábamos el nombre de la banda, y mientras Derrick Greene tomaba un respiro, oculto de las miradas tras las bocinas del equipo del bajo, a un costado de Jean Dolabella, este comenzó una muy particular versión de “Kaiowas”, donde sin dejar de lado los aires tribales del tema, ejecutó unas variaciones que demostraron que es poseedor de una técnica de escuela. Andreas Kisser se acercó al escenario, rasgando su guitarra y creando un aire de “jam session”, seguido por Paulo Jr, y tras unos instantes, el riff de guitarra mutó, convirtiéndose en “Biotech is godzilla”, después de lo cual continuaron con “Come back alive”.

Derrick nos advirtió entonces que iban a interpretar uno de los temas más antiguos de Sepultura, y como si hubiera magia, un fanático de la banda grito, desde las primeras filas, ¡Necromancer!, dejando sorprendido al propio Greene, que de seguro no se lo esperaba. Con “Roots bloody roots” cerraron el concierto, dejando a miles de personas con la circulación acelerada y derrochando adrenalina.



Durante un par de breves instantes dentro del concierto, la brutalidad policial se desbordó, pero fue prontamente aplacada. A diferencia de la mayoría de los seguratas, los de aquí están militarmente preparados, y para calmar cualquier situación utilizan técnicas que, aplicadas a jóvenes que han venido a divertirse, a simple vista resultan excesivas. En este caso, fue el propio personal de seguridad el que terminó con el uso de la fuerza, algo muy profesional por su parte, y vale aclarar que no son todos, pero siempre hay un borrico que caga la imagen de los demás.

Tampoco quiero terminar sin darle las gracias a los músicos de Sepultura, que en todo momento atendieron a los fans, firmando autógrafos y posando fotográficamente para ellos, aun cuando algunos fueron realmente imprudentes. Eso habla muy bien de una banda que sabe que está donde está gracias a los fans, y deberían dar clases a algunos de esos músicos soplapollas que se creen dioses y no hacen un alto ni siquiera para una única sesión de encuentro con sus fans (incluso músicos rockeros cubanos que se creen que son “alguien” por que han grabado “algo”). A mí personalmente me duele que algunas “estrellas”que siempre admiré se comporten como si cagaran oro, y si no pongo sus nombres aquí, es para no echar sal en la herida, pero lo cierto es que Sepultura podría darles clases de respeto a muchas bandas que están en el firmamento rockero gracias a aquellos que aman su música y que los han puesto tan alto.

Este concierto tiene cinco estrellas, y quedará grabado en las mentes y los corazones de miles de cubanos, y no es por que tengamos escasez de presentaciones, sino porque los músicos se dejaron la piel en el escenario. Todavía recuerdo como se veían las gotas de sudor de Jean Dolabella saltando a diestra y siniestra y… para que seguirles narrando, esperen que Sepultura esté de gira por allá, y verán a un grupo renovado y tan potente como siempre ha sido.



Flyer designed by Lester.
Review by Tony González (El Punto Ge) taken from Cuba-Metal.
Pictures from the party here, thanks to David from Brutal Beatdown Records.
INFO at www.sepultura.be.

3 comentarios:

David // Boxsociety dijo...

Fotos del encuentro privado de los musicos cubanos con Sepultura, el viernes 18 de julio en La Habana, Cuba.
Aqui: http://www.flickr.com/photos/28529599@N06/sets/72157606253869291/

Rogelio dijo...

Coño soy rockero de pura sepa, pero mas q todo cubano!!!, como siento no haber estado alli en aquellos momentos del concierto, o al menos estar en cuba, en mi querida tierra!,pero me alegro por todos los q estuvieron y los q no,porq como yo lo llevamos en la sangre, y fue algo grande sin dudas q estuviera fenomenal banda en nuestro patio... a todos los hermanos q lean esto les saluda desde bolivia ,cumpliendo con mi deber: rogelio

Sepultura do Brasil dijo...

Gracias por sus cometarios...